EJERCICIO FíSICO Y OSTEOPOROSIS

El ejercicio físico contribuye al incremento y mantenimiento de la masa ósea, factor importante en la prevención de la osteoporosis, a la vez que aumenta la fuerza muscular, la coordinación y el equilibrio.

1.- Situado frente a la pared con las rodillas ligeramente flexionadas, empujar con las manos manteniendo la espalda recta.

2.- De espalda a la pared y con los pies ligeramente despegados de ésta, empujar el cuerpo contra ella y estirarse lo más posible, extendiendo un brazo, manteniendo la espalda recta y las rodillas ligeramente flexionadas. Repetir con el otro brazo.

3.- Apoyándose en el respaldo de una silla, flexionar parcialmente las rodillas, manteniendo la espalda recta. Subir y bajar lentamente.

4.- Con los brazos en cruz a la altura de los hombros, desplazarlos enérgicamente, hacia atrás, tres veces consecutivas. Repetir el ejercicio con los brazos a 45º y en vertical.

5.- Con las manos en la nuca, inspirar profundamente mientras se llevan, con suavidad, los codos hacia atrás. Espirar mientras se vuelve a la posición inicial.

6.- Con un brazo extendido hacia adelante y el otro hacia atrás, balancearlos simultáneamente en sentido opuesto, sin rotar la espalda.

7.- Estirar un brazo hacia atrás y presionar sobre el plano del suelo. Hacerlo con el otro alternativamente.

8.- Llevar las rodillas flexionadas hacia el pecho, y extender las piernas en vertical. Bajar las piernas extendidas unos centímetros, sin despegar la cintura del suelo. Volver a la vertical, doblar de nuevo las rodillas sobre el pecho y retomar a la posición inicial.